Un cura de Albacete pierde la cabeza y empieza a dar “hostias” a todos los que no habían confesado en la misa

Los que desean recibir el cuerpo del Señor, para que perciban los frutos del sacramento pascual, tienen que acercarse a Él con la conciencia limpia y con recta disposición de espíritu. El que quiere recibir a Cristo en la Comunión eucarística debe hallarse en estado de gracia, es decir, haber confesado antes sus pecados (C.I.C. 1415)

Pero este cura albaceteño que veía que le iban a sobrar bastantes Hostias Consagradas, decidió repartirlas entre todos los asistentes a la misa aunque no hubiesen confesado previamente “Antes de que sobren y tirarlas prefiero repartir todas las hostias entre todos los presentes” Ha dicho el cura

“Amos, no me jodas” ha dicho un ateo que estaba en la iglesia acompañando a su madre que estaba un poco maleja.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios