Expulsan de un hospital de La Mancha a un joven que llevó un ataúd de regalo a un amigo “por si empeoraba la cosa”

Los psicólogos recomiendan a los usuarios de hospitales que van a visitar a un paciente, que la visita sea cordial, que regales algo con cariño para demostrar gratitud.

Ni galletas, ni bombones ni un libros, ni chocolate fue lo que llevaron un grupo de 7 amigos de un joven  a un hospital manchego, en donde permanece ingresado desde hace 3 días por una operación de fimosis.

Los amigos fueron a una funeraria para elegir el ataúd más “bonico” para su amigo, y se dirigieron al hospital sin despertar ninguna sospecha.

“llevo 24 años trabajando como segurata en este hospital y cada día veo a los de la funeraria entrar con féretros para recoger a pacientes que fallecen, no sospeché lo que querían hacer”

Los jóvenes accedieron con el ataúd hasta la misma habitación y le entregaron el regalo.

El paciente agradeció el detalle a sus amigos aunque todo indica que no le gustó ya que llamó a la enfermera para que desalojara la habitación.

Los amigos abandonaron el centro hospitalario cabizbajos  y ya han puesto el féretro a la venta en wallapop.

Publicaciones relacionadas