Un empleado del registro civil de Cuenca se niega a inscribir a un niño bizco con el nombre de Casimiro

El pasado viernes se vivieron momentos de tensión en la oficina de registro de Cuenca. Un funcionario del registro se negó rotundamente a inscribir a un recién nacido, los padres acudieron con el certificado de nacimiento, los DNIs de los dos progenitores y toda la documentación necesaria para que el niño se inscriba en el registro. Todo normal hasta que los padres le dijeron que quería poner a su hijo el nombre de Casimiro.
“El gandul del funcionario no tenia ganas de trabajar, acabamos de tener un hijo que si que es verdad que ha nacido con un ojo un poco raro, pero el nombre lo teníamos pensado antes de que naciera”
El funcionario se justifica “en mis 20 años de servicio no he visto a padres con tan mala leche, yo vi al niño metido en el carro y me percaté de que desgastaba mas goma de la rueda derecha, no tenia la mirada equilibrada. A ese niño no le podía poner Casimiro de nombre”
Los padres han puesto una denuncia que ha sido aceptada por el juez de guardia

Publicaciones relacionadas