Un gordo de Monreal del Llano recurre a un vientre de alquiler por que en el suyo no le cabe más.

Vivimos tiempos en los que el imparable capitalismo global convierte todo en mercancía y posibilita su comercialización. Todo es susceptible de ser comprado y vendido, incluso los vientres humanos.
Un gordo de Monreal del Llano ha recurrido a un vientre de porque ya no le cabía nada más en el suyo.
“Estaba ya mú harto, no me entraba nada más. Amos no me jodas, la comida se me quedaba atascada en la garganta y no bajaba”
No es el primer caso que se produce en La Mancha, cada vez más personas obesas recurren a la ingestión subrogada.

Publicaciones relacionadas

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios