La ausencia de abuelos dando indicaciones en las construcciones de nuestra comarca, provoca retrasos en la mayoría de obras

Como todos sabemos, los jubilados ingenieros escasean en nuestras obras, ya sea porque no hay tantas obras como antes o por la pandemia.
El colectivo de albañiles, encofradores y alicatadores ha mostrado su preocupación ante la falta de abuelos dándoles indicaciones,
“Hemos vuelto al trabajo y todo ha cambiado, entre la mascarilla y los guantes no nos aclaramos la verdad, pero lo peor es la falta de indicaciones de nuestros llallos”
Aseguran que era una ayuda indispensable “Aunque parezca lo contrario, los llallos nos ayudaban muchísimo, no nos pasaban ni un error, lo veían todo. Además, muchos se acercaban a por cerveza a la tienda de los rumanos y se unían a nuestros almuerzos”

Los profesionales de la construcción alientan a los mayores a salir a la calle a vigilar las obras que quedan ya que según ellos “Son un pilar fundamental en la producción de nuestro país”
Por suerte los albañiles seguirán viendo a las mozas y echándoles piropos “Ahora les echaremos piropos a todas las muchachas que pasen, como llevan mascarilla no sabemos sin son guapas o feas. La verdad es que nos da igual”

Publicaciones relacionadas

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios