El seguridad de una fábrica de Villarrobledo impide el paso a un empleado por no reconocerlo tras volver al trabajo con 28 kilos más

El plan de desescalada sigue en marcha, tras la apertura de cientos de comercios, las grandes factorías ya tienen permiso para poner en marcha su actividad. Son muchos los trabajadores que se están incorporando a las grandes factorías, Julianín es uno de ellos.
Julianin es un empleado de una fábrica de Villarrobledo. Lleva sin asistir al trabajo desde el comienzo de la pandemia. Ayer se presentó en su puesto de trabajo con 28 kilos más tras estar 3 meses en su casa bebiendo cerveza y rascándose las pelotas.
La intención de Julianín era incorporarse a su puesto de trabajo pero todo se truncó cuando el guarda de seguridad le impidió el paso tras no reconocerlo.
“Me viene un gordaco diciéndome que es Julianin, a mí no me engañan, Julianin no era ese. Julianin no tenía papada y el de ayer tenía una papada que parecía un bebe acostado”
La dirección de la empresa ya ha tomado medidas y mañana mismo será readmitido.

Publicaciones relacionadas