Un empleado de una fábrica de Villarrobledo pide una pausa para beber y aparece en su puesto de trabajo 3 días después totalmente ebrio

La pausa para el bocadillo o para el café durante la jornada laboral ha protagonizado numerosas noticias en los tribunales. Puesto que se trata de un derecho recogido en el artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores, las empresas deben adecuar los tiempos de la jornada a esta circunstancia. Sin embargo, algunos trabajadores se olvidan de que después de la pausa hay que volver a trabajar.
Hoy hemos sabido que un empleado de una fábrica de Villarrobledo apareció en su puesto de trabajo 3 días después totalmente borracho.
El encarado de la fábrica relata lo ocurrido, “Julianin lleva menos de un año trabajando en la empresa, en la cena de empresa ya vimos que tenia una ventanilla al cierzo, se bebía los cubatas de trago. La otra tarde me dijo que quería adelantar la pausa para hidratarse y beber. Yo entendí que iba a parar para beber agua, lo entendí mal. Se fue de fiesta”
El director de la factoría ha declarado que será expulsado de la plantilla. Julianin se defiende alegando que por la radio escucho a un personal trainer diciendo que había que beber a todas horas.

Publicaciones relacionadas