Un cura de nuestra comarca confirma que el virus vino a la tierra por hacer gorrinerías sexuales sin casarse

Durante los últimos meses la iglesia se ha mantenido al margen de la pandemia. Muchos sacerdotes han preferido mantenerse cayados salvo uno de nuestra comarca, que asegura que el virus es un castigo divino porque muchas parejas hacen gorrinerías sin casarse antes.
“No manchemos la palabra del señor, me llegan historias llenas de pecado y de blasfemia. El señor sabe perfectamente que copuláis sin haberos casado. Hijos míos, dejad de gorrinear y entregaros al señor de manera limpia”, esas fueron las palabras que el sacerdote pronunció el pasado domingo en misa.
Para muchos ateos, esta afirmación no tiene ni pies ni cabeza.
“Como se va a enfadar el señor por pasar un ratejo con la parienta. A mí me da igual, que me digan lo que quieran, mi tallo no se guarda”
La conferencia episcopal ha pedido al sacerdote que guarde silencio.

Publicaciones relacionadas