Un ferralla de El Pedernoso pilla a su mujer con su entrenador personal en la cama esta le dice que la estaba tele entrenando

Las nuevas restricciones publicadas por el gobierno regional para detener la expansión del coronavirus ha obligado al cierre a gimnasios y centros deportivos, que han lanzado nuevos métodos de entrenamiento, como el entrenador personal. La norma lo deja claro, los clientes no pueden desplazarse a los gimnasios, pero los entrenadores si pueden desplazarse a casa de los deportistas. Es un vacío legal que doña Paquita aprovechó para llevarse al lecho a su entrenador.
La clase se desarrolló con normalidad hasta que llegó el momento de los estiramientos “No me pude resistir a ese cuerpo, nos pusimos a estirar y se le levantó un poco la camiseta dejando ver su tableta de chocolate. Me vinieron los sudores de la muerte y le dije que si quería conocer mi cuerpo tenía barra libre”
Se pusieron a la faena y el marido apareció por la puerta. La mujer le dijo que no era lo que parecía, que se trataba de un malentendido.
“Solo estaba estirándome el sóleo y los isquiotibiales”
El marido ha solicitado el divorcio.

Publicaciones relacionadas