Un repartidor de pizzas ingresado tras intentar subir al casco antiguo de Cuenca en bici

Cuenca es una ciudad preciosa, con mucha historia, y rodeada de naturaleza. Se caracteriza porque sus calles tienen muchas cuestas. La mayoría de las señoras que viven en el casco antiguo tienen los gemelos más gordos que el cuello de una ballena. Al circular por sus calles es recomendable parar de vez en cuando para descansar ya que de lo contrario te puede pasar como a un repartidor de pizzas, que fue ingresado el pasado sábado tras intentar subir al casco viejo en bici.
“Era mi primer día en Cuenca y también era mi primer día de trabajo como repartidor. Mi jefe me dijo que tenía que repartir un pedido en una calle del casco antiguo. Mi compañero me dijo que los repartos del casco antiguo se hacen con moto. Yo me dije que me gustaba ir en bicicleta ya que era más saludable y sano.”
El repartidor no pudo completar su pedido y se desmallo a pocos metros de la catedral. Varios testigos llamaron al 112. Los facultativos se trasladaron al joven al hospital donde se recupera.

Publicaciones relacionadas