Un gandulaco de Quintanar se queda a vivir en la cochera de su casa por que le da pereza subir a su casa todos los días

A pesar de su mala fama la gente gandula puede llegar a ser la más eficiente, ya que, cuanto menos se muevan, más tiempo tendrán para no hacer nada. Todo el mundo tiene cierto nivel de pereza, pero el caso de Julianin de Quintanar de La Orden es un caso excepcional.
Julianin vive en un bloque de pisos con garaje y trasteros. El ascensor de la comunidad lleva roto una semana y ha decidido quedarse a vivir en el garaje.
“He contratado a una cuadrilla de rumanos para que se baje la tele, el sofá y el microondas al trastero. Lo que tenia en el trastero lo han subido a mi casa. Aquí se vive mucho mejor que en la vivienda. No tengo que aguantar a ningún vecino y ahorro en calefacción”
El presidente de la comunidad ha convocado una reunión para obligar al gandulaco que vuelva a su casa ya que el trastero no es un lugar habitable y podrían ser sancionados. Don Julián ya ha dicho que no acudirá a la azotea, donde tendrá lugar la reunión. “Si quieren que asista a la reunión que la hagan en el garaje.

Publicaciones relacionadas