Una señora de Las Mesas agrede al vendedor de naranjas por despertar a su chico de la siesta

A pesar de que es ilegal en muchos pueblos de nuestra comarca, un vendedor ambulante de fruta cargó su furgoneta de naranjas robadas en Valencia y se plantó en Las mesas en tan solo dos horas.
El señor enchufó su megáfono y se recorrió el pueblo con la megafonía a todo volumen, “¡Naranjas Wasintonas, dulces como el caramelo, en la puerta de su casa!”

El vendedor hizo su agosto al vender un total de 129 kilos, hasta las 4 de la tarde, hora en la que llegó a la casa de Paquita.
“Tengo un nene de 1 año, me cuesta dormirlo una hora y media. Justo cuando conseguí dormirlo empecé a escuchar al cansino de las naranjas. Despertó a mi chico, salí a la calle y le rompí 4 dientes con la escoba”
El vendedor ambulante ha declarado que no volverá a ir a Las Mesas.

Publicaciones relacionadas

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios