Un jubilado de San Clemente se lleva un botellín de cerveza a su casa porque no le ha dado tiempo de quitar la etiqueta con la uña en el bar

España es el país con más bares y restaurantes por persona de todo el mundo: uno por cada 175 habitantes, sumando en total 277.539 establecimientos gastronómicos, según el Instituto Nacional de Estadística. Cada cliente es un mundo y cada uno de ellos tiene sus manías, como por ejemplo, Julianin de San Clemente, que no puede evitar quitar la etiqueta a todos los botellines de cerveza que se bebe.
“Es una cosa que no puedo evitar, desde que me aplicaba las calabazas en mi cocinilla con 18 años tengo esa manía, le tengo que quitar la etiqueta con el uñate”
El camarero avisó al cliente de que era la hora de cerrar y tenía que terminarse la consumición cuanto antes. El cliente le dijo que no le había dado tiempo de quitarle la etiqueta y le pidió por favor que le permitirá llevársela a su casa.
“Tilario, me llevo la calabaza, mañana te traigo el casco”
El jubilado también reconoce que se ha llevado un sobre de azúcar por si algún día se le gasta el de casa.

Publicaciones relacionadas

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios