Denuncian a un niño de La Alberca que se quedaba con los cambios del pan

Robar suele ser propio de políticos y banqueros. Sustraer cosas que no son nuestras tiene ventajas e inconvenientes, el más grave de los últimos es que te pueden pillar. Estamos acostumbrados a escuchar que los que más roban son los políticos, lo que no solemos entender es como un niño de 9 años puede robar a sus propios padres.
“A mi Julián le daba un euro todos los días para que comprara una barra y siempre venia diciendo que no le había sobrado nada, la semana pasada fui yo a comprar el pan y me di cuenta de que era mucho más barato.”
El niño se guardaba todo lo que le sobraba con el fin de poder comprarse lo que quisiera cuando fuera mayor.
Sus padres sospechan que tiene una cuenta en Suiza con 56,80€, dinero que su madre quiere recuperar para gastarlo en la esteticien para que le depilen las ingles.

Publicaciones relacionadas